Negocios Inclusivos en busca de empresas responsables

Hay un tesoro escondido en los barrios marginales de las grandes ciudades, sólo al alcance de las mejores empresas

¿Puede ser rentable - económica, social y ambientalmente - la inversión de las empresas en los barrios marginales?

Las empresas se encuentran inmersas en una lucha desesperada por hacerse un hueco bajo el sol de su mercado de referencia, tarea nada fácil si se considera la cantidad de operadores y oferta de bienes y servicios que despliega cualquier sector económico en las sociedades desarrolladas. Esto vale para las grandes multinacionales y para las pequeñas y medianas empresas. El problema fundamental es encontrar la fórmula adecuada para colocar productos/servicios en un mundo saturado de ofertas de todas las características y precios. En un contexto así, se impone la innovación en los productos/servicios, procesos de comercialización, etcétera. Pero sobre todo, es necesaria una forma nueva de ver la realidad para descubrir segmentos y nichos de mercado que pueden aportar nuevos estímulos para las empresas, a la vez que se resuelven problemas sociales que mejoren la vida de las personas en riesgo de exclusión social; hablamos de innovación social.

Sabemos que los barrios marginales de las grandes ciudades de cualquier país, son foco de pobreza y desigualdad donde cristaliza las disfunciones del sistema socioeconómico y político de su sociedad. Pero estos espacios de marginalidad son, también, fuente de oportunidades para las empresas responsables que tienen la innovación como referente esencial de su manera de ser, y encuentran en la innovación social la mejor herramienta para aprovechar oportunidades que aparecen ocultas para la mayoría de empresas. Este es el caso de CEMEX, que ha logrado desarrollar una nueva línea de negocios en los barrios marginales de grandes ciudades Latinoamericanas, enseñando a sus pobladores como construir sus casas a partir de principios técnicos, facilitando créditos en condiciones ventajosas y suministrando materiales de construcción de calidad a precios ajustados.

El reto de las empresas más dinámicas está en encontrar el “tesoro” que hay escondido en los barrios marginales de las grandes ciudades. Pero… ¿en qué consiste este “tesoro” y cuál es el beneficio para las empresas? El más obvio es descubrir la fórmula para proveer de productos y servicios a sus habitantes, pero hay otros de gran interés como el encuentro de los directivos con una realidad nueva que les aporta visiones alternativas y valores nuevos, lecciones de creatividad para aprovechar recursos escasos de forma productiva, cultura organizacional más flexible, modificación de creencias y prejuicios, entre otros. Pero es justo reconocer, que ésta no es tarea sencilla ni está al alcance de todas las empresas. Para operar en estas condiciones es necesario que en el ADN de la organización anide la Responsabilidad Social y la voluntad de establecer una relación de equidad que favorezca a todas las partes. A esto se refería Klaus Schwab “Urge una transformación global y debe comenzar aplicando un nuevo sentido de responsabilidad social”, en el último Foro de Davos.

Las administraciones públicas deben acompañar este proceso, al que tienen que sumarse las organizaciones del Tercer Sector, con políticas activas de educación para transformar a personas excluidas en ciudadanos con capacidad para tomar las riendas de su proceso de incorporación a una vida cívica activa. Pero para poder operar en este medio, las empresas tienen que conocer la realidad desde dentro, como CEMEX que tuvo viviendo a algunos de sus directivos en los barrios marginales durante 15 meses. Hace falta buscar paradigmas nuevos con los que interpretar la realidad actual las oportunidades en beneficio de todos. Nos jugamos mucho en esto, si hacemos caso del informe previo al Foro de Davos titulado Riesgos Globales 2012, en él se advierte de que la profundización en las desigualdades sociales puede ser “una de las mayores amenazas para la economía mundial en los años venideros”.

En la tarea de establecer Negocios Inclusivos en la Base de la Pirámide, la figura del Emprendedor Social resulta indispensable como impulsor autónomo de negocios, como intraemprendedor dentro de empresas y administraciones o como dinamizador social desde las organizaciones de la Sociedad Civil. Los emprendedores sociales son el motor que impulsa el cambio social.

Las conclusiones de la Conferencia “Periferias urbanas como motor de desarrollo celebrada en Madrid el 23 de febrero pasado en ESADE avalan una vez más esta tesis.

Qué empresas están dispuestas a aceptar el reto de buscar el tesoro escondido en los barrios marginales de las grandes ciudades españolas.

Rafael Ortiz

Formación Presencial en toda España

llamada-mapa
   Alicante         Murcia         Valencia

   Madrid           Sevilla         Granada

Entidades Colaboradoras

     logo ucam letras azul   AF LOGO QUORUM NUEVO  corresponsables ok   logo colegio educadores murcia cpesrm    colegio